jueves, 14 de julio de 2016

Reseña: Los Jóvenes de la Élite - Marie Lu

Los supervivientes de la fiebre de la sangre, una enfermedad que arrasó Kenettra hace diez años, son admirados y temidos a partes iguales. Se rumorea que poseen habilidades aterradoras y han empezado a llamarles los Jóvenes de la Élite. 

Llevaba ya años deseando leer esta nueva trilogía de Marie Lu, después de haber leído Legend y que me gustara bastante. Constantemente leí reseñas que ponían a este libro por las nubes y si bien es cierto que empecé a leerlo con altas expectativas, al final no me ha defraudado para nada. Sólo os digo que si Legend os gustó, esta nueva historia os va a encantar.

Los Jóvenes de la Élite es una novela con una protagonista más oscura de lo que nos podríamos imaginar. No es la típica niña buena, ni la heroína, sino que constantemente vemos como el mal y la oscuridad se apoderan de ella. Me ha gustado que Marie Lu no haya caído en tópicos y se haya arriesgado a construir un personaje como este, al que no sabes si querer u odiar, o del que no sabes cuál será su próximo paso. Adelina Amounteru fue víctima de la fiebre de la sangre, que le dejó el pelo blanco y una cicatriz donde antes se encontraba su ojo izquierdo, lo que la convierte en una malfetto. Su niñez no ha sido nada fácil, pues mientras su hermana pequeña seguía siendo bonita, su padre siempre la ha considerado una abominación y no ha cesado en sus insultos y abusos. De ahí que su actitud y sus poderes se vean muy influidos por este continuo maltrato, y que no le sea tan fácil confiar en la gente.
Estoy cansada de que me utilicen, me hagan daño y luego me abandonen
No obstante, Adelina no es la única narradora de esta historia, sino que está contada por distintos puntos de vista, entre ellos: Enzo Valenciano, miembro de la Sociedad de las Dagas, un grupo secreto de los Jóvenes de la Élite: y Teren Santoro, líder del Eje de la Inquisición, cuyo trabajo consiste en exterminar a estos Jóvenes de la Élite. Me encanta que las novelas estén contadas por varios personajes y que cada uno tenga su voz propia. 

Quiero destacar que no hay como tal una relación amorosa al uso, ni se considera el eje de la historia, ni mucho menos, y menos mal porque no me ha convencido demasiado. No obstante, me ha gustado que la autora no intentara forzar algo que tampoco es que pegue precisamente con este tipo de trama, y también la aplaudo por su magnífica prosa, que te atrapa desde la primera página. Marie Lu es una gran escritora y creadora de unos mundos realmente fascinantes, se nota que su imaginación no tiene límites y que sabe perfectamente cómo describir cada detalle (incluso tenemos un mapa de las diferentes Tierras). No me extraña que ya estén comprados los derechos para hacer la película, porque los visuales serían realmente increíbles. 

El final me dejó con la boca abierta y con ganas de leer la segunda parte, La sociedad de la rosa, que por suerte se publicará este mismo otoño. En definitiva, Los Jóvenes de la Élite es una novela muy diferente, repleta de acción, de peleas, de odio, de miedo... el ritmo es trepidante, los escenarios son una pasada y hay muertes muy inesperadas, ¿qué más se puede pedir? 


Agradecimientos a Hidra por el ejemplar

viernes, 24 de junio de 2016

La sensación agridulce cuando terminas una saga/trilogía

¡Hola chicos! Hoy os traigo un tema para reflexionar del que quería hablar desde hace unos días, cuando terminé por fin una saga de libros que me acompañó durante años: Cazadores de Sombras. Quería conocer vuestras opiniones y si estáis de acuerdo conmigo en que muchas veces tenemos unas expectativas muy altas con el final de una historia y al final no es como lo esperábamos. O que estamos deseando terminar una saga pero en el fondo nos da mucha pena hacerlo y dejar atrás a sus personajes

En mi caso, empecé a leer Cazadores de Sombras cuando ni siquiera se había publicado el cuarto libro, y a pesar de que a medida que fueron saliendo en España los iba leyendo (incluida también la saga de los Orígenes), he tardado dos años en darle una oportunidad a Ciudad del fuego celestial. Algo que me pasa siempre es que tengo decenas de sagas y trilogías empezadas, pero como cada libro nuevo sale cada uno o dos años, al final acabas por no continuar con muchas que de verdad te han gustado. En mi caso, me queda por acabar la trilogía de Delirium, la de Marca de nacimiento, la de Legend, la de Despierta. Across the Universe, la saga Lux... cuyas primeras y segundas partes me gustaron, pero para cuando se publicó el tercero ya se me olvidaron detalles de la trama, así que tocaría releerlos. ¿No os da rabia esto? Que los libros de una saga de publiquen con tanta separación que al final se te ha olvidado hasta de qué iba (mentira, todo no, pero ciertos detalles sí). Que sí, que te puedes leer perfectamente la última parte, pero no lo disfrutarías tanto como si te acordaras de todo como si fuera ayer.

Hace dos años que se publicó el sexto libro de Cazadores de Sombras y lleva todo ese tiempo en mi estantería, pero no ha sido hasta que se ha publicado Lady Midnight que he dicho: me tengo que terminar la saga para poder leer esta nueva. Y a pesar de que hubiera detalles de los que no me acordara (leí el quinto libro en 2013), lo cierto es que me ha puesto muy contenta haber acabado la saga por fin. No ha sido para mí un final perfecto, y me he dado cuenta de que los personajes principales, Clary y Jace, ya no me decían nada. Sólo me seguían gustando Isabelle, Simon, Alec y Magnus, y cuáles serían los desenlaces de sus relaciones.

Creo que esto se debe a que después de tanto tiempo leyendo una historia, que te gusta tanto y a la que tienes cariño, al final te montas en tu cabeza tu propio final, que no es para nada como el que se narra en realidad. Además, hemos crecido como personas, nuestros gustos han cambiado, hemos leído cientos de libros más que acaban lo que antes se consideraba lo "novedoso"... Aún así, me ha encantando que todos los misterios o los aspectos sin resolver fueran encajando uno a uno, como las piezas de un puzzle, y que muchas cosas cobraran realmente sentido. No me gustaron algunas decisiones que tomó la autora con ciertos personajes, pero se lo "perdono" por otros momentos realmente emotivos. No obstante, sin ir más lejos la decepción en mayor o menor medida con el final también me ocurrió con Sinsajo, con Leal... Seguro que no es fácil para un escritor contentar a todos sus lectores con algo tan crucial como el final de una historia y ahora que lo pienso puedo contar con los dedos de una sola mano los finales que me han dejado satisfecha.


¿A vosotros os ha pasado lo mismo? ¿Qué opináis del tema? Estaré encantada de leer vuestro punto de vista en los comentarios