domingo, 8 de octubre de 2017

Reseña: Escrito en el agua (Paula Hawkins)

Pocos días antes de morir, Nel Abbott estuvo llamando a su hermana, pero Jules no cogió el teléfono, ignoró sus súplicas de ayuda. Ahora Nel está muerta. Dicen que saltó al río. Y Jules se ve arrastrada al pequeño pueblo de los veranos de su infancia, un lugar del que creía haber escapado, para cuidar de la adolescente que su hermana deja atrás. Pero Jules tiene miedo. Mucho miedo. Miedo al agua, miedo de sus recuerdos enterrados largo tiempo atrás, y miedo, sobre todo, de su certeza de que Nel nunca habría saltado?
 

Hoy os traigo una reseña más breve de lo normal porque lo cierto es que no tengo demasiado que decir de este libro. Creo que todo el mundo lo había puesto demasiado por las nubes y por eso yo tenía unas expectativas muy altas. Pero me he encontrado con una historia bastante aburrida, repetitiva, poco original y además predecible. Lo he terminado de leer porque hasta el último momento esperaba que todo diera un giro de ciento ochenta grados, pero no me ha sorprendido nada en la trama. Me esperaba muchísimo más de este thriller, porque la autora ha sido muy valorada sobre todo por La chica del tren (que ahora ya no tengo mucha intención de leer), y esta nueva novela no ha hecho más que cosechar buenas críticas.

¿Qué no me ha gustado de Escrito en el agua? En primer lugar, los capítulos están narrados por distintos personajes que se van intercalando, y sobre todo al principio se hace todo muy confuso porque no te has aprendido quién es quién. No son dos o tres, sino casi unos diez narradores… así que os podéis imaginar el lío. En segundo lugar, creo que se dan por sentados muchos aspectos de la vida de estas personas y realmente no llegamos a conocerlos, ni a asociar una personalidad determinada. Creo que si tuviera que describir con una palabra este libro sería “confuso”. Se hace mucho énfasis en ciertas tramas, llegando incluso a ser repetitivas, mientras en otras se resuelve todo al final pero sin entrar en detalle. No sabes qué ha sido de ciertos personajes, ni se nos dan más explicaciones.

Además, a mí me interesaba mucho el tema del “Pozo de las Ahogadas” en el que se producen estas muertes tan misteriosas, pero al final de misterioso no tiene nada. Digamos que “el malo” de esta historia es demasiado predecible y se tratan temas demasiado tópicos, no es un thriller novedoso o que deje con la boca abierta. Y aunque la autora intente darle un giro de tuerca a la historia en la última página, para revelarnos indirectamente quién hizo lo que hizo, tampoco es una revelación que no pudiéramos esperarnos.

¿Lo bueno? Que se lee rápido y engancha, pero por el simple hecho de que quieres llegar a alguna escena que te trastoque toda la historia o que te sorprenda realmente. Asimismo creo que, como punto positivo, la autora ha sabido reflejar muy bien los efectos que pueden tener los traumas infantiles en la vida de un adulto y que esas secuelas nunca se van por completo. También habla de las violaciones y de cómo las propias víctimas suelen culparse de lo sucedido; del bullying a las personas diferentes; o de las relaciones tóxicas.

A pesar de que a mi este libro me haya decepcionado, ya sabéis que para gustos los colores, así que si os pica la curiosidad pues dadle una oportunidad para formarnos vuestra propia opinión. Yo sólo os digo que si estáis buscando un thriller cuyo desenlace os deje con la boca abierta, la clásica Agatha Christie es una apuesta asegurada. Especialmente, uno de mis favoritos: Los Diez Negritos. 

3 comentarios:

Fesaro dijo...

A mi me paso con el anterior, el final muy bueno pero hasta que llegué a él no sabía donde meterme.

Alysa dijo...

Holaaa

Yo lo leí sin muchas expectativas y la verdad es que me gustó.

Un besoteee

Rere dijo...

Thanks for sharing

visit our website

ittelkom jakarta