lunes, 6 de junio de 2016

Reseña: Londres después de ti - Jara Santamaría

Tras un año separados, Naira y Jarek deciden irse a vivir juntos a Londres, la ciudad en la que se conocieron durante su Erasmus. El problema es que la carrera de pianista de Jarek despega en la República Checa justo cuando deben partir, y él se ve obligado a aplazar el viaje. Pero Naira decide instalarse en Inglaterra de todas formas y empezar una nueva vida mientras lo espera. Sola, sin más compañía que los recuerdos de su pasado con Jarek, Naira deberá enfrentarse a la ciudad gris y neblinosa. Encontrar piso, conseguir un empleo, hacer nuevos amigos... Y no menos importante: averiguar si la distancia es un obstáculo para amar.

Llevo siguiendo de cerca las novelas ganadoras del Premio "la Caixa" de Plataforma Neo desde su primera edición. He leído Los días que nos separan y Al final de la calle 118, así que cuando conocí el libro premiado de este año no podía hacer menos que darle una oportunidad. Si tuviera que explicar mi experiencia con esta historia, sería como una montaña rusa: a momentos gustaba, a momentos me aburría... pero el desenlace me pareció redondo y eso fue lo que salvó en cierta medida esos pasajes que no me llenaban por completo.

Mi problema inicial con Londres después de ti fue que no llegaba a conectar con los personajes y la lectura no era fluida. Pensaba que conoceríamos poco a poco cómo se fue fraguando la relación entre Naira y Jarek durante su Erasmus en Londres, pero me dio la sensación que todo estaba contado un poco "por encima", que si bien los sentimientos y las escenas claves se describían, me faltaba algo para encariñarme con ambos personajes. Digamos que mi primera impresión de la novela era que todo se contaba de manera "resumida".

No obstante, la historia va experimentado una clara evolución, no sólo en la manera de narrar de Jara, sino también para mostrar el verdadero mensaje que pretende transmitir con ella. Vemos cómo cambia a una persona la experiencia Erasmus, cómo tiene que decidir su futuro sin tener claro a qué quiere dedicarse, cómo se busca la vida en un país desconocido... Al fin y al cabo somos jóvenes y tenemos derecho a equivocarnos, pero también a estar orgullosos de nosotros mismos cuando logramos éxitos por muy ínfimos que les parezcan a los demás. Hay que aprovechar las oportunidades nuevas, conocer a otras personas, salir de nuestra zona de confort y no pensar tanto en el qué dirán. 
Dicen por ahí que cuando viajas fuera hablas menos, que escuchas más. Que al enfrentarte a todos esos códigos sociales desconocidos te obliga a replantearte los tuyos, a reinventarte un poco, como si pudieses empezar desde cero. 
Podríamos decir que si vais buscando una historia de amor al estilo de Un beso en París, este no es el caso, y en realidad tiene sentido que la historia amorosa no sea el centro de todo. Sin embargo, sigo opinando que hay pasajes de la novela donde me hubiera gustado más profundidad, como que estas doscientas y pico páginas no han sido suficientes. La relación entre Naira y Jarek para mí ha pasado completamente desapercibida, no me ha hecho sentir nada, de ahí que las partes entre ellos me aburrieran.

Quitando ese aspecto del medio, sí he disfrutado con las escenas de Naira con su compañera de piso y con Carlos en el restaurante donde trabaja, y el haber conocido un poquito la peculiar vida de cada uno. Además, se nota la pasión que tiene la autora por Londres, y lo cierto es que esta pasión es contagiosa y más si ya conoces los rincones de la ciudad. Pero sin ninguna duda lo que más me ha gustado ha sido la evolución de la protagonista, que acaba entendiendo que, por mucho que queramos tener planes para todo, a veces es mejor improvisar y lanzarse al vacío para luchar por aquello en lo que creemos.
Porque todo pasa, eso ya lo sé. Todo se mueve. La vida va deprisa y tiene que ser así. Pero algunas personas, las que verdaderamente importan, nunca se van. Aunque se marchen. 
En resumen, que me ha faltado esa chispa para que la novela fuera memorable o calara en mí, no he podido sumergirme por completo en el mundo de los personajes ni los recordaré con el paso del tiempo, pero ya sabéis que para gustos colores y a lo mejor en vosotros si deja huella. 


5 comentarios:

MeriiXún dijo...

Hola^^
La verdad es que no descarto leerlo en un futuro pues parece una historia muy entretenida y fresca, pero si lo hago será teniendo claro que no será una historia que cambiará mi vida, que simplemente será una lectura para desconectar y pasar un buen rato.
un besote!

Espe dijo...

Al menos parece una lectura amena así que le daré una oportunidad.
Un beso y gracias por la reseña.

Anka dijo...

Hola :)
A mí es que directamente no me llama el libro. Y si lo leyera, seguramente me deje la misma sensación que a ti.
Saludos.

Alice Duarte dijo...

¡Hola!

En principio esta novela me llamaba bastante, con esta portada monisima. Ahora, tras un par de reseñas que la califican como mediana, no sé, quizá seguramente me haga con ella pero ya no es nada que me ponga demasiado apuro. Me alegro que pese a sus fallos la novela haya tenido una evolución y un buen final.

Besos

Zaskya Benitez dijo...

Hola guapa, tengo en la mira leer todas las novelas ganadoras de este premio y ahora que tengo las tres en mi poder iniciaré con esta (ya que la portada me parece una belleza) a demás he leído por encima cosas buenas de ella así que me aventuraré y espero que me guste, que la disfrute y que me llene muxho más que a ti teniendo para mi personajes memorables
Besote y precioso tu blog